Cómo dejar de desear tener más tiempo para escribir

“Si tuviera todo el tiempo del mundo, mi blog sería perfecto”.

Probablemente ese pensamiento te haya pasado por la cabeza más de una vez. Sé que se cruzó con el mío. Me encuentro perdido en sueños sobre lo maravilloso que podría ser mi blog sobre motocicletas, si tan solo tuviera más tiempo.

Cuando la productividad del escritor se mide en palabras escritas, publicaciones publicadas, tráfico atraído y suscripciones aseguradas, siempre hay margen de mejora. Se vuelve abrumador mantenerse al día con la rutina del crecimiento constante… sin mencionar el resto de nuestras vidas.

No es de extrañar que nos sintamos tan ocupados todo el tiempo.

Pero ¿qué pasaría si nuestras agendas apretadas no fueran obstáculos que superar sino oportunidades que aprovechar?

Antes de poner los dedos en el teclado…

Ser un gran escritor es algo más que poner palabras en la página.

El trabajo que hacemos sentados en nuestros escritorios (elaborar el primer borrador, revisarlo, optimizarlo para SEO ) es solo una parte del proceso de redacción.

Ciertamente, son esos pasos importantes y útiles que requieren tiempo y energía, pero podría decirse que el trabajo más importante ocurre antes de poner los dedos en el teclado.

Para producir una buena escritura, hay que empezar con buenas ideas. Una chispa, una inspiración.

El resto del trabajo de escritura que realiza se basa en esa idea inicial. No importa lo bueno que seas editando , no podrás convertir una mala idea en un artículo deslumbrante. (A menos que esa edición te ayude a descubrir una idea mejor, que es otra historia).

Entonces, ¿de dónde sacamos estas grandes ideas?

Con tantas formas de medir el rendimiento del contenido, es tentador buscar ayuda en nuestras plataformas. Si tuviéramos más tiempo para profundizar en Google Analytics, seguramente la gran idea surgiría de sus gráficos y tablas.

Es una idea seductora… que todos nuestros problemas de contenido podrían resolverse si sólo tuviéramos tiempo suficiente para realizar una investigación intensiva de palabras clave y un seguimiento de las redes sociales. Pero para el ocupado especialista en marketing de contenidos (y no lo somos todos), también es contraproductor.

Sí, Twitter y Google Analytics pueden inspirar grandes ideas de contenido. Soy analista de datos, por lo que esas mediciones son mi pan de cada día.

Pero voy a contarte un secreto. La razón principal por la que soy tan bueno en mi trabajo (puedo decirlo, ¿verdad?) es que sé que estas métricas no cuentan toda la historia.

Las métricas de rendimiento del contenido son valiosas, sí. Pero son sólo indicios de una alquimia más profunda. Sesiones, me gusta, comentarios, conversiones… esos números solo nos dicen qué pasó, no por qué.

No caiga en la trampa de creer que necesita pasar horas analizando datos para generar buenas ideas de contenido.

Las mejores ideas todavía pueden llegar (y con frecuencia lo hacen) a la antigua usanza: a través de experiencias y observaciones.

Cómo producir una escritura que no sea hueca

A mediados del siglo XIX, en su apartada cabaña de Walden, Henry David Thoreau escribió una de sus citas más famosas:

“Qué vano es sentarse a escribir cuando no te has levantado para vivir”.

Sigue siendo cierto y quizás incluso más relevante que cuando lo escribió.

Solía ​​​​ver esta cita como una advertencia: ¿cómo te atreves a escribir antes de haber vivido una vida sobre la que valga la pena escribir?

Ahora lo veo como una bendición, un desafío y una directiva:

Sal y vive, recoge tus experiencias y observaciones. Luego vuelve a escribir. Repetir.

Thoreau consideraba que vivir era esencial para escribir. Sin él, la escritura es hueca , no es más que una actuación.

Nuestras vidas no son un impedimento para escribir bien; son su alma

La próxima vez que sienta la tentación de culpar a su ajetreo por un contenido deficiente, pregúntese:

¿Qué estás pasando por alto? ¿Qué te hace sentir abrumado? ¿Podrían otros identificarse y beneficiarse de las soluciones que le han ayudado ?

Ser escritor no se trata sólo de escribir. Es una mentalidad , una forma diferente de ver el mundo y tu lugar en él. Es la capacidad de prestar atención a su vida y utilizar sus experiencias y observaciones para inspirar sus ideas.

Cuando alcances la grandeza como escritor, no será a pesar de tu apretada agenda o porque finalmente lograste encontrar tiempo para profundizar en Google Analytics.

Será porque has aprendido a prestar atención al mundo que te rodea y a transformar tus observaciones e ideas en contenido que signifique algo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
Suscribete a Nuestro Boletin
Ingresa tu correo y suscribete  Learn more!
icon