¿Es usted un creador de contenido valiente?

¿Qué se necesita para ser líder en su nicho?

Coraje.

Necesitas el coraje de alienar a las personas equivocadas para poder resonar con las personas adecuadas. Debes apegarte a tus convicciones cuando la gente te diga que estás equivocado simplemente porque tus conocimientos no concuerdan con sus opiniones.

El contenido por consenso es una receta para el fracaso. Su éxito estará determinado por la ejecución de su visión. Piénselo… si su audiencia está más calificada que usted en su tema, ¿por qué deberían escuchar lo que usted dice?

No me malinterpretes: los comentarios que provienen de las redes sociales, respuestas a correos electrónicos y artículos de otras personas que discrepan de algo que has dicho son invaluables. Desde el primer día, tomé los comentarios que recibí de mis lectores y los usé para diseñar la dirección de Copyblogger y mis otros proyectos.

Todos los comentarios contienen una lección. Sin embargo, tenga en cuenta que la lección puede no tener nada que ver con lo que la persona que da la retroalimentación cree que le está diciendo.

El hecho es que si nadie te odia, algo estás haciendo mal. Tratar de complacer a todos fue alguna vez el objetivo de los medios de comunicación, y ahora incluso ellos eligen bando.

Pero día tras día, veo a creadores de contenido inteligentes golpeados por comentarios estúpidos en Twitter y Facebook, y observo a esas personas retroceder y cuestionarse a sí mismas. Pronto las ideas de sus publicaciones en el blog se diluyen con la esperanza de que nadie se ofenda, pero en ese momento nadie está leyendo.

Algunos de ustedes estarán pensando: “Claro, Brian… eso es fácil para ti decirlo. Tienes una audiencia”.

Sí, para mí es fácil decirlo, porque lo viví. De hecho, hasta el día de hoy hay gente que me dice que estoy equivocado. Así es la vida.

Hagamos un viaje rápido al pasado cuando lancé Copyblogger en enero de 2006. Mi lema era “cómo vender con blogs”. Sabía que a algunas personas no les gustaría eso y tenía razón.

Así surgieron los ataques, tanto públicos como privados, por parte de blogueros destacados que me veían como escoria que “no entendía”. ¿Esto me disuadió?

Hell no … that’s what I was counting on.

If the old guard bloggers would have embraced me with open arms, I’d have been wrong about everything. Instead, the reaction from certain corners of the community was as expected.

Better yet, the reaction from the right people — the people I wanted to reach — was as hoped. Commercially-oriented blogging was growing up, and people were looking for pragmatic advice about making a living online.

Focus on the right people, and let the wrong people say what they will. It makes for great publicity when the same people blast you simply because they don’t realize that things have changed.

Leadership is not about genius. It’s about courage.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
Suscribete a Nuestro Boletin
Ingresa tu correo y suscribete  Learn more!
icon