Olvídate de tu musa

Olvídate de tu musa.

Así es, me escuchaste. Ya no necesitas sus tonterías.

Tu musa es una amiga excéntrica que promete pasar el rato pero nunca llama. Tu musa es un jefe que promete un aumento pero nunca te da una reseña.

¿Cuántas veces te ha dejado solo en tu escritorio, esperando que algo, cualquier cosa, aparezca en tu pantalla, como un adolescente tonto y enamorado que revisa sus mensajes de texto cada 30 segundos?

Su promesa es tan dulce, tan tentadora, que no puedes evitar creer que tal vez, esta vez, ella te ayude.

Pero estoy aquí para decirte una verdad que no quieres escuchar.

No la necesitas.

Sólo piensas que la necesitas porque no quieres enfrentarte a la alternativa: programar tiempo para escribir todos los días . Haciendo su investigación. Sentarte a escribir y no parar hasta escribir 1.000 palabras.

Sólo quieres que aparezca tu musa porque es la salida más fácil. Si pudieras tener ese destello de genialidad, las palabras perfectas aparecerán en la página en poco tiempo. Leerás lo que has escrito y sonreirás, orgulloso de ti mismo y de tus logros.

Debido a que su promesa es tan atractiva, incluso cuando te sientas a dedicarle tiempo , no puedes dejar de lado la esperanza de que tu musa aparezca espontáneamente y te rescate.

Incluso mientras investigas, una parte de ti todavía espera que llegue la idea perfecta y ponga fin a la monotonía.

Bueno, basta.

Acepta ahora y siempre que tu musa no viene a salvarte. Y eso está bien. Porque cuando tu musa no te salvará, el proceso lo hará .

Para convertirte en un mejor escritor, estudia a otros autores que admires, copia sus pasajes a mano y diagrama sus oraciones.

Mantenga una lista de vocabulario , con definiciones y ejemplos de uso. Desarrolle un hábito de escritura regular , documentando sus observaciones para que pueda mantenerse “en forma”.

El proceso tiene que ver tanto con la preparación como con la ejecución.

Y luego, cuando llegue el momento de escribir , investigue para comprender su tema y su audiencia… y luego escriba. Y no te rindas hasta que esté hecho.

Sí, será difícil. Y sí, llevará tiempo. Pero puedes hacer esto.

When you’re expecting an important visitor, each minute is an eternity. But when you hand yourself over to the process, soon you will look back and wonder where the time went.

Soon you will look back and see growth — meaningful change — that happened slowly but feels so fast now that you’re on the other side.

Accept now that sometimes the process will suck.

Sometimes, it will feel like you are trying to harvest an entire forest by yourself, cutting down each tree by hand, stripping the bark, piling each heavy log onto the truck. Wrangling something massive and wild into a comprehensible, constructive form.

But eventually, log by log, you will get through the forest.

Un día, te encontrarás en un claro abierto, responsablemente plantado con pequeños retoños nuevos, por supuesto. Y podrá observar con orgullo cómo su arduo trabajo llega al mundo.

Esta vez lo sabrás sin lugar a dudas: tu musa no tuvo nada que ver.

Puedes hacer cosas difíciles, todo por tu cuenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
Suscribete a Nuestro Boletin
Ingresa tu correo y suscribete  Learn more!
icon